Aviso: Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento. Leer más sobre privacidad - Cerrar Aviso

guerradevietnamWeb :: Buscar

Registro - Conectar   Recordar

Guerra de Vietnam Comunidad dedicada al estudio de las Guerras en Vietnam
[ Registrarse ] Perfil | Mensajería privada | Conectarse |  F.A.Q. | Buscar | Lista de Miembros | Grupos de Usuarios 
[ Inicio ] [ Índice de Foros ] [ Mis Favoritos ]


Economia de resistencia

Página 1 de 1

Ir abajo | Responder

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema        Índice de Guerra de Vietnam -> Temas Politicos/Sociales I Guerra de Indochina
 Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
lucitez
Colonel
Colonel
lucitez

Registrado: 13 Apr 2007
Mensajes: 4177
Promedio por Día: 1.57
Ubicación: Sobre el Mekong






Estado: Desconectado
MensajePublicado: 09 Sep 2009 8:05 am    Título del mensaje: Economia de resistencia Responder citando

EL MANIFIESTO DE 1930 EN HONG KONG


En octubre de 1930, nueve meses después de la fundación del Partido Comunista Indochino en Hong Kong ( el 5 de enero de 1930), el Comité Central aprobó en su primera sesión el manifiesto político del Partido. En este manifiesto se definía la primera etapa de la revolución vietnamita cuyas tareas debían ser las siguientes:

Luchar por la eliminación de los vestigios del feudalismo y la liquidación de las formas de explotación precapitalistas para realizar la reforma agraria de manera radical, derrotar al imperialismo francés y conquistar la independencia total de Indochina. Estos dos objetivos se hallan estrechamente ligados porque sin derrotar al imperialismo será imposible eliminar la clase terrateniente y llevar a cabo la reforma agraria, ya la inversa, sin eliminar a la clase feudal será imposible' derrotar al imperialismo.

Se trataba aparentemente de una revolución democrática- burguesa en un país colonial. Una revolución comparable ala de 1789 en Francia, puesto que la tarea de la primera etapa era esencialmente la lucha anticolonial y antifeudal. Empero, la diferencia que existía entre estas dos revoluciones se precisó en el manifiesto de 1930, en el cual se decía: El proletariado y la clase campesina constituyen las dos fuerzas principales de la revolución democrático-burguesa; pero ésta no podrá triunfar si el proletariado no asume el papel dirigente.

Se trata, por lo tanto, de una revolución democrático-burguesa de nuevo cuño, llamada desde el 2º Congreso del Partido en 1951 "Revolución Nacional Democrático-Popular" cuya fuerza principal está constituida por la alianza de los obreros y los campesinos. Acerca de la alianza de los obreros y los campesinos, Lenin escribió: "La única salvación para las masas trabajadoras del campo es su alianza con el proletariado comunista, el afán sin reservas de mantener su lucha revolucionaria para eliminar el yugo de los señores feudales y de la burguesía."

Del mismo modo, se precisó en el manifiesto de 1930 que "al realizar la revolución democrático-burguesa, nuestro pueblo [vietnamita] debe encaminarse a la revolución socialista, y sin que ocurra una división entre estas dos etapas de la revolución después de haber hecho la revolución nacional, marcharemos hacia el socialismo sin pasar por una etapa capitalista". Es la tesis de la revolución continua de Lenin. Para el Vietnam, país colonizado semifeudal y principalmente agrícola, "marchar hacia el socialismo sin pasar por una etapa capitalista" es una nueva fórmula de política económica para países con una agricultura atrasada, política sin precedentes en la historia del socialismo hasta 1930.

Con respecto al poder político de estas dos etapas de la revolución, la dictadura popular o "dictadura de la revolución democrática de los obreros y de los campesinos" (Lenin) es la forma de gobierno adecuada durante el período de la revolución nacional; durante la revolución socialista se instituirá la dictadura del proletariado.

Al nivel específico de la política agraria se preconizaron medidas radicales en el manifiesto de 1930: "Todas las tierras pertenecientes a los propietarios extranjeros y vietnamitas, así como las de las comunidades religiosas, se expropiarán a fin de reo partirlas entre los campesinos medios y los campesinos pobres y llevar a cabo la consigna 'la tierra para los campesinos'.

Cabe preguntarse, empero, si esta política radical que se previó no estaba influenciada por el entusiasmo del llamamiento, formulado en 1919 por el Komintern al proletariado de los países colonizados, el de los debates del Congreso de los pueblos oprimidos celebrado en Bakú en 1920 y el de las resoluciones del Krestintern de 1923 (Congreso Internacional Campesino). Por otra parte, el inicio de la colectivización sistemática de la agricultura soviética bajo Stalin ( 1929-1930) podría ser, igualmente, uno de los elementos constitutivos de la formulación de la ortodoxia agraria del manifiesto de 1930 del Partido Comunista indochino.

La situación política y económica cambió, tanto en Vietnam como en todo el mundo, desde el principio de la segunda Guerra Mundial, diez años después del Manifiesto de Hong Kong. La colectivización agraria stalinista fracasó penosamente, los campesinos de Mao Tse-tung demostraron su capacidad revolucionaria, la revuelta de los campesinos de Nghe An (Annam del Norte), mejor conocida bajo el nombre de "Movimiento de los Soviets de Nghe Tinh o Nghe An Rojo", de 1930, así como algunos otros alzamientos de 1930 a 1937, fueron reprimidos despiadadamente por la administración colonial. Los “soviets" campesinos de Vietnam estaban desde entonces debilitados y su movimiento puesto bajo el signo de la hoz y el martillo, desintegrado con el surgimiento del Frente Popular en la metrópoli. Por otra parte, tras padecer diez años de crisis económica, a consecuencia de la depresión mundial de 1930 a 1939, la economía agrícola de Vietnam comenzó su larga agonía a partir del inicio de la segunda Guerra Mundial. ,

La 6ª reunión (noviembre de 1939) y la 8ª reunión (mayo de 1941) del Comité Central del Partido Comunista indochino suavizaron la teoría de la revolución agraria del manifiesto de 1930. Fue lo que se llamó la “Nueva Política del Partido”:

Si bien no se ha resuelto la cuestión agraria, los campesinos laboriosos han participado en la lucha con ardor, porque en esta lucha por la liberación nacional han obtenido importantes ventajas:

1] Expulsar a los fascistas franceses y japoneses significa liberarlos de una pesada opresión y explotación;

2] Expulsar a los fascistas franceses y japoneses significa suprimir los impuestos personales y sobre la tierra y otras contribuciones;

3] El campesinado laborioso recibirá los beneficios del reparto equitativo de las tierras comunales, de la reducción del precio del arrendamiento, de la nueva política rural que les concederá ventajas acrecentadas, de los intereses obtenidos por la expropiación de las tierras pertenecientes a los traidores vietnamitas, a los imperialistas ya los capitalistas;

4] Los campesinos obtendrán igualmente todas las demás ventajas económicas y políticas otorgadas a todo el pueblo.

De este modo, la energía revolucionaria de los campesinos no se verá afectada en la fase de la lucha contra los franceses y los japoneses, sino que, por el contrario, reforzaremos nuestra alianza de obreros y campesinos.

En cuanto a la táctica política a seguir, las dos resoluciones citadas previeron que:

El ataque debe dirigirse contra el imperialismo francés, el fascismo japonés y sus colaboradores. Neutralizar a los "burgueses nacionales" ya los propietarios o promover una alianza momentánea con ellos a fin de reclutarlos en los grupos que apoyan la revolución [Por tanto, las fuerzas principales de la revolución siguen siendo los obreros y los campesinos pobres.]

Igualmente, se remplazó la consigna "Expropiar las tierras de los terratenientes para repartirlas entre los cultivadores" por la de "Expropiar las tierras de los terratenientes que traicionaron a la nación para repartirlas entre los cultivadores".

La unión nacional, necesaria para esta etapa de la lucha anticolonial y antifascista, se realizó a través del Frente Vietminh, fundado por el Partido Comunista indochino en 1941.

El manifiesto del Vietminh, del 25 de octubre de 1941, confirmó la nueva política del Partido analizada anteriormente. Al respecto, el presidente Ho Chi-Minh escribió:

El Partido supo modificar a tiempo su acción. Fundó la liga Vietminh y las organizaciones de masas para la salvación nacional ( 1947), a fin de agrupar estrechamente a todas las fuerzas patrióticas en un solo bloque contra el fascismo y el colonialismo; y aplazó provisional- mente la consigna de la revolución agraria, limitándose a preconizar la disminución de las tasas de arrendamiento y de interés usurario y la confiscación de las tierras de los imperialistas y de los traidores para entregarlas a los campesinos. Al hacer esto, buscaba agrupar todas las fuerzas en la lucha contra los imperialistas y sus lacayos, ganar elementos patriotas entre los terratenientes y ampliar el Frente Nacional para la salvación de la patria.

De este modo, la nueva política del Partido encontró un remedio momentáneo para tratar un caso patológico determinado, aunque la política agraria radical del manifiesto de Hong Kong siguió siendo un recurso terapéutico indispensable. Sin la revolución agraria de Vietnam, el socialismo vietnamita no sería más que un verbalismo intelectual o simple demagogia política. El proletariado y los campesinos pobres de Vietnam esperaban esta revolución agraria, que se había prometido al mismo tiempo que la toma del poder por el proletariado. Sin embargo, las dificultades de Vietnam en el momento de la revolución de agosto de 1945 fueron de tal magnitud que estuvieron a punto de convertirse en obstáculos insuperables.



SITUACIÓN POLÍTICA, ECONÓMICA, SOCIAL y CULTURAL DE VIETNAM EN EL MOMENTO DE LA REVOLUCIÓN DE AGOSTO DE 1945


El 19 de agosto de 1945 Vietnam inició la revolución que daría nacimiento el 2 de septiembre de 1945 ala R.D.V.N., instituida en un territorio en ruinas:

La hambruna y la epidemia de 1944 y 1945 causaron 2 millones de víctimas; las disponibilidades de arroz apenas bastaban para alimentar a la población durante dos meses, y la siguiente cosecha no ofrecía esperanza alguna, a causa de las calamidades naturales, la ruptura de los diques, la pérdida de ganado y la absorción de las fuerzas productivas de la agricultura en las necesidades vitales de la defensa militar; la "Tesorería Nacional" de la R.D.V.N. estaba casi exhausta y apenas alcanzaba para pagar a los funcionarios de Hanoi durante un mes; las comunicaciones en el interior del país estaban dislocadas desde la guerra del Pacífico ( 1941-1945) y de la ebullición de la revolución nacional; las corrientes comerciales con el exterior estaban totalmente cortadas; la proporción de analfabetos se estimaba en 90 % de la población total.

Además de las dificultades de orden económico, social y cultural, la situación política y militar de Vietnam al iniciarse la revolución de agosto de .1945, y en los tres años siguientes, era igual- mente mala para la R.D.V.N. En efecto, el Cuerpo Expedicionario Francés en el Extremo Oriente (C.E.F.E.O.) ocupó el sur del paralelo 16 con apoyo de las fuerzas británicas encargadas del desarme japonés en esta zona. Se acordó enviar esta misión durante la Conferencia Aliada de Postdam, en el verano de 1945, conferencia en la cual no estuvo representada la Francia Libre. Al norte del paralelo 16 el desarme de las fuerzas japonesas se confió al ejército de Chang Kai-chek, bajo el mando del general Lu Han. Además de su misión oficial de desarme, el general Lu Han respaldaba ala fracción nacionalista intransigente, el Partido Viet Nam Quoc Dan Dang (partido nacionalista vietnamita similar al Kuomintang chino), que se oponía categóricamente a la política de negociación con Francia, mantenida por los dirigentes del Vietminh.

Las disensiones internas llegaron a ser peligrosas en tales condiciones. Por otra parte, el repliegue del ejército de China Nacionalista no debía haberse realizado hasta cuatro meses después de la firma del acuerdo franco-chino de Chung King del 28 de febrero de 1946. Este acuerdo otorgaba importantes ventajas económicas a la China Nacionalista 13 a cambio del repliegue de sus tropas y la instalación del ejército francés. El desembarco del C.E.F.E.O., en Vietnam del Norte, llegó a ser inminente desde entonces y se presentaría de grado o por fuerza.

Debe señalarse, igualmente, que en esta época difícil para la República Democrática de Vietnam, la Unión Soviética de Stalin desempeñaba el papel de potencia mundial y de vencedor aliado, más que el de líder del comunismo, aunque el ala operativa del gobierno de la R.D.V.N. estaba formada por los mejores militantes del Partido; por otra parte, la República Democrática de Vietnam no tenía ninguna liga directa con la U.R.S.S. Por lo tanto, la R.D.V.N. se encontraba sola, bloqueada en el interior de su territorio y haciendo frente a Francia, que quería a cualquier precio salvaguardar sus intereses en Tonkín, y cuya superioridad al nivel político internacional y al de las fuerzas armadas era indiscutible.

Esta situación política y militar traería serias repercusiones sobre la economía, de la R.D.V.N.:

a] Era preciso alimentar a 200000 hombres de las tropas chinas, los cuales, además, saqueaban el país llevando hacia China Nacionalista cuanto podían transportar e imponiendo una paridad del "dólar" chino de una piastra (del Banco de Indochina), dólar que no tenía ningún valor en los mercados mundiales y cuyo valor de curso fluctuaba según el volumen de la ayuda financiera norteamericana acordada a China. Para atender las necesidades de las tropas chinas, se pedía ala R.D.V.N. cambiar dólares chinos, según la paridad mencionada, por un monto de 2310 millones de piastras al mes. Resulta difícil imaginarlo, pero esta cantidad representaba casi 19 veces los recursos líquidos totales de la Tesorería de Tonkín en esa fecha ( 1 230 720 piastras, de las cuales 586 000 estaban formadas por billetes rotos o inutilizables). En este tiempo, las deudas de la Tesorería eran superiores a 500 millones de piastras.

b)El Banco de Indochina, banco de emisión de la moneda, indochina, apoyado en el poder político y militar de Francia, suprimió la validez de los billetes de 500 piastras emitidos bajo la ocupación japonesa ( del 9 de marzo al 23 de septiembre de 1945) y dejó de proporcionar piastras a la Tesorería de la R.D.V.N. a partir del 23 de octubre de 1945, según los acuerdos existentes entre estas dos instituciones financieras; de otro lado, cambiaba al 70 % de su valor inicial los billetes emitidos antes del golpe militar japonés. Además, estas operaciones se detuvieron el 14 de noviembre de 1945 ( o sea dos meses y doce días después de la proclamación de la independencia de la R.D.V.N.) al tiempo que los billetes de 500 piastras ahogaban el mercado interno de la R.D.V.N.15 a raíz de la desarticulación de los medios de comunicación.

C) Una amenaza de hambruna acompañó la del desembarco francés. En efecto, como la defensa militar era una cuestión de vida o muerte, absorbió casi la totalidad de las fuerzas productivas en la agricultura.
Se trataba de una asfixia económica, agravada por la amenaza de la invasión extranjera, ya la vez de una catástrofe desde el punto de vista social y cultural.

Ante una situación tan alarmante, hubiera sido imposible instrumentar a la vez la lucha contra el colonialismo y la lucha contra el estado semifeudal. La primera debía tener prioridad sobre la segunda y se necesitaba la unión nacional para hacer frente ala invasión extranjera, unión nacional en el seno de la cual los elementos pertenecientes al Estado semifeudal no debían ser excluidos. Ciertamente, no habrían de ser los campesinos sin tierra, amenazados por la hambruna, quienes podían abastecer las cajas de la resistencia o quienes podían obtener los excedentes alimenticios necesarios para alimentar el ejército de la revolución. Por otra parte, no se excluye que estos campesinos sin tierra, aún analfabetos e ignorantes, carecieran de la conciencia de la obra revolucionaria y su alcance.

Por lo tanto, las condiciones objetivas exigieron una revisión del pensamiento subjetivo, a fin de encontrar una política económica adaptable a las circunstancias.
_________________

No me gustan las guerras, pero me habría gustado estar en una.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lucitez
Colonel
Colonel
lucitez

Registrado: 13 Apr 2007
Mensajes: 4177
Promedio por Día: 1.57
Ubicación: Sobre el Mekong






Estado: Desconectado
MensajePublicado: 09 Sep 2009 1:40 pm     Responder citando

TEORÍA DE LA ECONOMÍA DE LA RESISTENCIA


Las condiciones objetivas y subjetivas de la política económica a seguir para que sobreviviera la R.D.V.N. no eran ya en 1945 las mismas de 1930.

Al nivel objetivo:

a. La guerra agraria de Mao Tse-tung demostró que las fuerzas principales de la revolución llevada a cabo en los países agrícolas deben ser las masas campesinas y no los obreros urbanos, aun cuando la dirección de la revolución quede a cargo del proletariado: la guerrilla rural y no el "domingo rojo de San Petersburgo". El desastre que sufrió en 1927 el proletariado urbano y las organizaciones del Partido Comunista chino, diezmados por Chang Kai-chek, dio la razón a la tesis de Mao Tse-tung sobre la de Stalin.

b. En este tiempo Mao Tse-tung escribió, al precisar lo que sería el comunismo chino: "Los comunistas chinos tienen el deber de asociar de un modo total y conveniente la verdad universal del marxismo con la práctica específica de la Revolución china, a fin de aplicar el marxismo a China. Esto significa que la ver- dad del marxismo debe integrarse a las características de la nación y adoptar una forma nacional perfectamente definida antes de poder utilizarse: no se puede aplicar subjetivamente como una fórmula. Los 'marxistas de fórmula' no hacen más que dar una idea falsa del marxismo y de la Revolución china y no hay lugar para ellos en nuestras filas." Además, afirmó rígidamente que "el marxismo no es un dogma, sino una guía para la acción". Esta última frase volvió a utilizarse en los estatutos del Partido Comunista chino, adoptados por el histórico 8º Congreso del Partido, el 26 de septiembre de 1956.

Al nivel subjetivo:

Se han enumerado ya, en el párrafo anterior, las dificultades.que enfrentaba la R.D.V.N. Enseguida, se recuerdan algunos puntos básicos de la situación en 1945:

a. La defensa nacional de la que dependía la supervivencia de la R.D.V.N. tuvo prioridad en 1945 sobre la lucha contra el semifeudalismo, representada en las filas de la revolución por los "burgueses nacionales" ( capitalistas de la resistencia, terratenientes y campesinos ricos);

b. La necesidad de una política de unión nacional contra el peligro inmediato e inminente de una invasión extranjera, así como la oposición de los nacionalistas y las desviaciones de los trotskistas, no permitieron al Partido "liquidar los vestigios del feudalismo", como se preveía en el manifiesto de Hong Kong;

c. Los campesinos sin tierra, analfabetos, encerrados tras la "cortina de bambú" de su aldea, sometidos sin rebelarse a la implacable explotación de los propietarios y de los usureros, no habían entendido por qué se quería transformar radicalmente la jerarquía establecida, las estructuras sociales y las tradiciones ancestrales que constituían el marco esclerótico y la ilusoria tranquilidad de sus vidas.

Aunque la revolución de agosto consiguió virtualmente una victoria consistente en la independencia de Vietnam, no se renovaron sin embargo las condiciones sociológicas inmutables tras dos milenios de vigencia. Para llevar acabo una lucha antifeudal en Vietnam, era indispensable promover previamente una transformación radical de las estructuras sociales, que permitiera a los campesinos explotados romper el círculo vicioso en el cual estaban encerrados.

d. La economía de Vietnam en general y su agricultura en particular estaban desarticuladas y paralizadas; desde entonces fue preciso diseñar medidas de urgencia para sobrevivir, tales como la lucha contra la hambruna y la construcción de una economía de la resistencia.

Estos son los principales puntos que crearon las condiciones para oponerse a la instrumentación de la política definida en el manifiesto de Hong Kong de 1930.

La masa campesina llegó a ser no sólo una fuerza aliada del proletariado, sino una base real y única sobre la cual la revolución debía apoyarse para llevar a cabo la lucha. La abolición de los vestigios del semifeudalismo en 1945 se volvió imposible ante la prioridad de la lucha anticolonial. En contraste, el manifiesto de 1930 afirmaba que estas dos "luchas son estrechamente solidarias", que una no puede hacerse sin la otra y que la tierra debe pertenecer a los campesinos.

De acuerdo con el marxismo, la contradicción estaba latente, puesto que, según el pensamiento de Mao Tse-tung, "existe en todos los procesos que se desarrollan en los fenómenos objetivos y en el pensamiento subjetivo". Se requirió desde entonces encontrar "la ley de la contradicción inherente a las cosas, a los fenómenos, o ley de unidad de los contrarios, que es la ley funda- mental de la dialéctica materialista". Esta situación, por tanto, exigió una política económica menos radical que la prevista en Hong Kong.

1. Política económica de la resistencia

En esta época, Truong Chinh definió los principios de la economía de la resistencia en su libro ( considerado como la Biblia de la resistencia) Khan Chien Nhat Dinh Rhang Loi ( La resistencia vencerá). Consideraba que la resistencia vietnamita sería de larga duración, una guerra del pueblo formada por tres etapas: la defensiva, la de equilibrio de las fuerzas y la contraofensiva, y que la economía de resistencia debía ganar terreno poco a poco y paulatinamente en el curso de la guerra de resistencia, sobre la economía del enemigo.

Truong Chinh preconizaba que la resistencia, en materia económica, debía asumir dos formas: una negativa, sabotaje de la economía del enemigo, y otra positiva, la construcción de una economía nacional.

a.Sabotaje de la Economía del enemigo:

Dinamitar sus máquinas, sus depósitos, sus vías de comunicación, para impedirle gozar tranquilamente de su explotación; oponerse a sus operaciones de pillaje sistemático; impedirle "mantener la guerra por la guerra”; la política de tierra quemada permitiría no dejar caer nada en manos del adversario. Mientras más se amplíe el frente, más resentirá la debilidad de su infraestructura logística y el peso de los gastos militares.

"Si nos integramos al pueblo, si le damos armas y quedamos como dueños de los campos, no sólo podremos impedir que el enemigo nos perjudique, sino que lo perjudicaremos nosotros. Al mismo tiempo, construiremos nuestra economía."

b. La construcción de una economía de resistencia consiste en reconstruir la economía y atender sus necesidades en los campos.

"El trabajo de reconstrucción económica no debe posponerse hasta después de la victoria final. Debe empezar desde ahora, en plena resistencia."

Para atender las necesidades de la resistencia, se previó la j construcción de una economía autárquica de repliegue: Debemos partir del hecho de que nuestro país es esencialmente agrícola. Aun perdiendo todas las ciudades, podríamos satisfacer todas nuestras necesidades a pesar del bloqueo enemigo.

Por tanto, debemos edificar una economía autárquica del modo siguiente: mejorar las normas de producción; producir para atender las necesidades de la guerra; planificar la economía del sector estatal y de las empresas cooperativas.

El autor definió igualmente los dos caracteres fundamentales de la política económica de resistencia: "una economía de democracia nueva" en el fondo y una economía de guerra en la forma.

Como se trata de una economía de nueva democracia, debe lograr un desarrollo simultáneo de la economía individual, de la economía cooperativa y de la economía estatal. Además, es posible instaurar otra: una economía "mixta". En lo que se refiere a la economía de guerra, se previó que la vida económica del pueblo se adaptase ala situación creada por la guerra, que todas las actividades económicas se orientasen al abastecimiento del frente y de la población, para una resistencia de larga duración.

c. Sectores, de producción de la economía de resistencia

Se ha dicho que la economía de resistencia se apoyaría sobre los sectores de la producción de más rápida expansión, entre los cuales destaca la agricultura. De este modo, la política económica de resistencia pondría el acento sobre el desarrollo de la agricultura, puesto que el país vive de la tierra desde hace mucho tiempo y porque proporcionará casi todos los productos que necesita la población; el artesanado, que debe fomentarse por la misma razón que la pequeña industria, para la producción de artículos sustituto; el comercio organizado y controlado. El monopolio estatal del comercio exterior debe consolidarse. Se desarrollará el pequeño comercio, reservando un papel importante en la distribución y el consumo a las cooperativas; la industria de bienes de consumo, de fabricación de armamento y de extracción minera. "No obstante que la industria desempeña un papel importante en una guerra moderna, sólo es posible, en la coyuntura actual, ponerla hasta el cuarto lugar."

2. Objetivos de la economía de resistencia


Los objetivos de la economía de resistencia propuestos por la teoría de Truong Chinh son los siguientes:

a. Incrementar la producción

Desatar un movimiento de emulación para el incremento de- la producción. Salvo en ciertas regiones, los guerrilleros no deben abandonar los arrozales en ninguna parte: a la llegada del enemigo, tomarán las armas; a su partida, volverán a tomar el arado. Comer, vestirse, producir y combatir fueron los objetivos perseguidos por la economía de resistencia.

b. Aumentar los ingresos y reducir los gastos

Las contribuciones serán democráticamente repartidas, los ricos pagarán más que los pobres, las personas necesitadas que- darán exentas. Para equilibrar el presupuesto, se aumentarán los ingresos y se comprimirán los gastos. Se aplicará una política de austeridad.

c. Aliviar gradualmente las cargas del pueblo

Se previó la aplicación paulatina de la política agraria para mejorar de este modo las condiciones de vida de quienes satisfacen las necesidades esenciales de la resistencia en hombres y en bienes: los campesinos.

d. Fomentar, recompensar, sancionar

Por tanto, se realizarán concursos agrícolas y artesanales, se establecerán distinciones de honor para los héroes del trabajo, los inventores, los donantes. Al mismo tiempo, los que desvían los fondos públicos, los especuladores, los contrabandistas, los saboteadores, serán fuertemente castigados y los bienes de los traidores confiscados.

e. Estabilizar la, moneda y los precios

"Invertiremos nuestra moneda vietnamita en la producción, cambiaremos nuestros productos agrícolas y artesanales por las mercancías extranjeras que no estamos en condiciones de producir”. A fin de mantener los precios, el gobierno abastecerá a tos servicios públicos, a las tropas ya la población, de artículos de primera necesidad: arroz, sal, telas, etcétera.

La aplicación de la política económica de guerra exige una lucha enérgica contra el izquierdismo en materia económica, que no piensa en otra cosa que en colectivizar la agricultura y crear una industria pesada; de guerra, sin preocuparse de la producción agrícola y artesanal, y que se traduce finalmente en una agitación estéril y costosa y en proyectos actualmente irrealizables". La descripción de esta tesis muestra que la teoría de la economía de resistencia está caracterizada por:

una economía autárquica que supone una política de austeridad; una economía basada en la agricultura y el artesanado, que eran los únicos sectores económicos existentes; una prioridad de la guerra anticolonial sobre la lucha antifeudal prevista en el manifiesto de 1930 (puesto que la necesidad de la unión nacional en sus comienzos no puede atenderse con una política radical en materia agraria).

Sin embargo, conviene señalar que la reforma agraria radical diseñada en Hong Kong no dejó de tomarse en cuenta, puesto que la teoría de Truong Chinh afirmaba que "nuestra resistencia es de hecho una guerra campesina. En este momento (1947), nos basta confiscar las tierras y los bienes de los traidores, tanto para repartirlas entre los campesinos como para engrosar los fondos del Estado. Esto no significa que nos abstendremos por completo de realizar la reforma agraria durante la resistencia, pero la haremos poco a poco, a fin de precisar quiénes son los señores feudales y aislar a los colonialistas agresores".

En suma, la política agraria de resistencia fue una política de transición, una solución de compromiso entre la situación del momento y la ortodoxia de Hong Kong: es la "ley de la unidad de los contrarios" o el Tao chino.

Durante los primeros años de la resistencia, los objetivos relativos a la estabilización de la moneda y los precios, el aumento de la producción, el incremento de los ingresos y la reducción de los gastos no pudieron alcanzarse. Fue preciso esperar hasta el equilibrio de las fuerzas, a partir de 1950, para estar en condiciones de realizarlos parcialmente. Gracias a ventajas militares y políticas, sería posible volver al manifiesto de 1930 y completarlo con una teoría más radical. El 2º Congreso del Partido, reunido en 1951, elaboró una resolución de importancia crucial para la política económica de la R.D.V.N.
_________________

No me gustan las guerras, pero me habría gustado estar en una.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
monocone
Capitaine
Capitaine
monocone

Registrado: 21 Jun 2008
Mensajes: 2555
Promedio por Día: 1.15
Ubicación: Porte-avions léger (CVL) R 95






Estado: Desconectado
MensajePublicado: 09 Sep 2009 7:33 pm     Responder citando

Truong Chinh escribió en 1947 su libro "The resistance will win" demostrando una vision realista de los factores de poder.
Hizo notar que aun con una Estrategia correcta, si "... las tácticas eran inconsistentes, la suma de errores en lo táctico conllevaria a una estrategia fallida". Porque despues de todo, "si los mandos son débiles y sufren constantes pérdidas en cada batalla, ¿cómo puede la estrategia tener exito?

Indochina es un claro ejemplo de "la captura revolucionaria del poder".
Todos esos puntos se dieron a favor en un momento operativo dado: ruptura del régimen enemigo (japones tras 2ªGM) y desmoralización de sus apoyos (francés de Vichy),
el ardiente deseo de un pueblo por la Independencia (recordemos que el problema indochino de Francia era el Nacionalismo, nunca fue el Comunismo),
la existencia de una masa social pobre y descontenta,
la organización de una efectiva herramienta politico-militar (Viet Minh), y un experiente, flexible e idóneo lider (Ho Chi Minh)

No todos los factores fueron favorables, no se contó con que la Resistencia sería muy larga. Y eso se paga a un costo elevado. A diferencia de China donde el cambio de poder fue gradual de débil a fuerte (1945 a 1949), aqui en Indochina explotó con ruido en el 1946, pero la falla en conseguir un compromiso eficaz entre las demandas del VM por la Independencia, y la testaruda determinacion de fija posicion francesa para reinsertar su autoridad, balanceo los platillos de igualdad, y el lento camino, sangriento camino hacia sus objetivos particulares, comenzó.
El resto, es la historia que pretendemos compartir.
Buen tema.
_________________

"...si tan sólo hubiese llovido ese día! - Gral. Marcel Bigeard
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lucitez
Colonel
Colonel
lucitez

Registrado: 13 Apr 2007
Mensajes: 4177
Promedio por Día: 1.57
Ubicación: Sobre el Mekong






Estado: Desconectado
MensajePublicado: 09 Sep 2009 8:02 pm     Responder citando

RESOLUCIÓN DEL SEGUNDO CONGRESO DEL PARTIDO EN 1951


En 1951, el 2º Congreso del Partido decidió el renacimiento oficial del Partido Comunista indochino disuelto desde el 11 de noviembre de 1945 y remplazado en este período por "círculos de estudios marxistas" en vista de las circunstancias políticas.21 El Partido se llamó desde entonces Partido de los Trabajadores de Vietnam. El 2º Congreso del Partido adoptó, asimismo, una resolución que modificaba el manifiesto de Hong Kong y reafirmaba que "la revolución nacional democrático-popular progresa inconteniblemente hacia la revolución socialista". Esta última se caracterizó por lo siguiente:

La industrialización socialista de la economía nacional y el desarrollo del sector estatal; la reforma socialista de la agricultura, el artesanado, la industria y el comercio capitalistas privados o individuales ( es decir, familiares); la realización de la revolución socialista en los aspectos cultural e ideológico, la reeducación de los antiguos intelectuales y la formación de nuevos, principalmente escogidos en las capas obreras y campesinas, y con una fidelidad a toda prueba al socialismo.

Nuestro país debe encaminarse al socialismo con las dos piernas asentadas sólidamente: industrialización socialista y cooperación en la agricultura.

Las tareas inmediatas de la revolución nacional democrático popular definidas en el manifiesto de Hong Kong se reafirmaron en el programa del Partido en 1951:

Arrojar a los agresores imperialistas, abolir el régimen colonialista, desterrar los vestigios feudales y semifeudales, dar la tierra a quien la trabaja, desarrollar el régimen de democracia popular, sentar las bases del socialismo. En el período actual ( 1951) se trata esencialmente de proseguir la resistencia hasta su fin, a fin de expulsar de nuestro país a los agresores imperialistas; todas las demás tareas deben concurrir a la realización de esta tarea primordial.

La resolución del 2º Congreso del Partido sigue siendo válida hasta el momento ( 1961) en lo que concierne a la política económica de la revolución socialista. Tras un período de seis años (1955-1960) consagrado a la reconstrucción económica ya la transformación socialista de la economía, se elaboró un Plan Quinquenal (1961-1965) para la construcción del socialismo en Vietnam del Norte. Los lineamientos económicos fundamentales de este plan fueron: construir las bases materiales y técnicas del socialismo, lograr la transformación socialista de la economía.




2. MEDIDAS DE EMERGENCIA (1945-1946)


Inmediatamente después del estallido de la revolución de agosto de 1945, el gobierno de la R.D.V.N. tomó medidas para luchar contra el analfabetismo y contra el hambre, construir una economía nacional de resistencia y modificar las estructuras agrarias.

Sin embargo, las medidas más urgentes fueron las de la lucha contra la amenaza de hambruna y contra el analfabetismo.

Francia y de flexibilidad con las potencias aliadas, principalmente con Estados Unidos de Norteamérica y con la China del Kuomintang.

A.LUCHA CONTRA LA HAMBRUNA


La situación económica en Vietnam del Norte, mostró hasta qué punto resultaba difícil para la R.D.V.N. alimentar a toda la población al norte del paralelo 16. "Para la R.D.V.N., fue la verdadera oportunidad de demostrar su fuerza, y su éxito o fracaso eran en el fondo mucho más importantes que las intrigas del V.N.Q.D.D. o las estratagemas contradictorias de las grandes potencias, puesto que para el gobierno de Ho se trataba de demostrar su eficacia ante todo el pueblo. La lucha contra el hambre era decisiva.

Se lanzaron las consignas "intensificación de la producción", "ni un ápice de tierra sin cultivo" y "ni un brazo ocioso", y se emprendió una campaña destinada al desarrollo de la producción de víveres. El 15 de noviembre de 1945 se crearon comités de producción agrícola a todos los niveles. "Un decreto ordena la entrega de toda la tierra disponible a quienes puedan cultivarla. El esfuerzo de todos y la emulación patriótica levantan los diques, intensifican la producción de los cultivos secundarios. .. se suprimen los impuestos injustos: los impuestos personales, los del opio, el alcohol, a pesar de la importancia de los ingresos que aportaban al presupuesto. Los pequeños propietarios (menos de 5 mdu) quedan exentos del impuesto sobre la tierra. Se proclama la libertad total de circulación de los granos." "Las diferentes asociaciones para la salvación nacional, clandestinas hasta agosto de 1945 y cuya actividad se desarrolla ahora a la luz del día, envían a sus miembros a la batalla agrícola. En las ciudades, se utiliza hasta la mínima parcela de tierra libre, de jardines, de terrenos de juego; el esfuerzo se lleva no sólo a los arrozales, sino a los cultivos secos: papas, maíz, yuca, y soya.

Gracias al esfuerzo de los campesinos, que además de trabajar en los cultivos propiamente dichos, pusieron en operación los diques y repararon los bordes y canalizaciones de agua para proteger los cultivos, la cosecha de invierno de 1945 se realizó en buenas condiciones y en la del quinto mes de 1946 (junio. julio) se logró un aumento neto en relación a los niveles de antes de la guerra. En las tres regiones más amenazadas por la hambruna ( el Viet Bac o región fronteriza sino-vietnamita, la 3º zona intermedia o delta y la 4º zona intermedia o Annam del Norte) la recolección 1945-1946 produjo 2072000 toneladas de alimentos básicos convertidos en paddy, o sea 672000 toneladas o 48% más que el promedio anual de las cosechas entre 1938 y 1943 en las mismas regiones. Esta producción puede proporcionar el mínimo vital, o sea 20 Kg. de alimentos básicos per capita por mes, a más de 8 620.000 personas, cifra muy superior a la población de las tres regiones consideradas.

En todo el territorio situado al norte del paralelo 16 y bajo control directo de la R.D.V.N. en esa época, las cosechas de 1945-46 sumaron 2592000 toneladas de alimentos básicos contra un promedio anual de 2 226 260 toneladas para el período de antes de la guerra. La cantidad de víveres obtenida de este modo permitió evitar la hambruna, puesto que pudo alimentar una población de 10800000 personas, evaluándose la población vietnamita al norte del paralelo 16 en unos 10 millones de habitantes.

El movimiento de emulación patriótica para la producción distingue los años que siguieron al de 1946.

Provisionalmente, se había neutralizado la amenaza inmediata de hambruna; faltaba organizar el Estado y educar a la masa de campesinos desheredados y analfabetos.

B. LUCHA CONTRA EL ANALFABETISMO


Desde la proclamación de la independencia de la R.D.V.N. (el 2 de septiembre de 1945), en el 1er. Consejo de Gobierno del 3 de septiembre de 1945, el presidente Ho Chi-Minh se refirió al problema del analfabetismo en los siguientes términos:

“El analfabetismo es un medio cruel del cual se ha servido el colonialismo para dominar nuestro país... un pueblo analfabeto es un pueblo débil. Por eso propongo la iniciación de una campaña contra el analfabetismo”.

E1 8 de septiembre de 1945 se promulgó un decreto gubernamental prescribiendo la abolición del analfabetismo en todo el territorio nacional. Al mismo tiempo, el Presidente lanzó un llamado en donde se decía, principalmente, lo siguiente:

El deber de todos y cada uno consiste en suprimir simultánea- mente sus tres enemigos: el analfabetismo, el hambre y la invasión.

Para salvaguardar la independencia, para que nuestro pueblo sea fuerte y nuestro país próspero, cada vietnamita debe tener conciencia de sus intereses y de sus deberes. Debe progresar, para poder participar en la construcción del país, y ante todo, debe saber leer y escribir la lengua nacional.

Los que saben leer y escribir deben enseñar a los que no saben. 'Los analfabetos deben esforzarse en aprender. La enseñanza se hará entre esposos, entre hermanos, entre parientes y niños... En esta obra de enseñanza participará activamente la juventud.

Se ordenaron las siguientes consignas:

'El hambre y la ignorancia son aliadas del agresor. “Intensificar la producción, luchar contra el analfabetismo.'
El decreto del 8 de septiembre de 1945 precisa las modalidades de su aplicación en lo que compete a la administración:

El Presidente del gobierno decreta:

1. Mientras se crea una enseñanza primaria obligatoria, la enseñanza del Quoc Ngu (lengua nacional) de ahora en adelante será obligatoria y gratuita para todo el mundo.
2. En un año, todos los vietnamitas de más de 8 años deberán saber leer y escribir el Quoc Ngu.
3. Los gastos se repartirán entre los presupuestos provinciales y los comunales. Se crearán los Servicios de Enseñanza Popular con el fin de:
1. Hacer desaparecer en todo el territorio vietnamita la plaga del analfabetismo;
2. Ocuparse asimismo de la educación cívica del pueblo;
3. Tratar de estimular la voluntad de aprendizaje, la sed de saber.

Se emprendió una campaña de emulación patriótica para la lucha contra el analfabetismo. Se dictaron medidas imperativas a los cuadros de esta campaña ya los organismos de todos los niveles de la R.D.V.N. y del Partido.

Los Servicios de Enseñanza Popular movilizaron a todos los que sabían leer y escribir para dar clases bajo la vigilancia de pasantes o maestros de escuela. Todas las plazas disponibles, edificios públicos o trojes privadas sirvieron como aulas para este fin. Todas las horas, todos los momentos de la vida, fueron utilizados para ello: se aprende trabajando o en reposo, se escribe sobre la arena, sobre la tierra, sobre hojas de plátano; se escriben las letras del alfabeto sobre cada uno de los sombreros cónicos de un equipo de trabajo, pintadas sobre los búfalos que trabajan en el campo, grabadas sobre las paredes o dibujadas con cal sobre los árboles que bordean los caminos. Procedimientos simples y poco costosos, pero eficaces.

Hay en las aulas personas de todas las edades y procedencias; algunos vienen apoyados en su bastón, otros con reducida provisión de dulces o azúcar, o un aro para distraerse en algunos minutos de recreo. Toda la población analfabeta se encontraba presente.

A esto se agrega una obligación moral. Por todos los medios se hace sentir vergüenza al analfabeto, para impulsarlo a aprender (por ejemplo, en el mercado debe utilizar puertas especiales)

Un movimiento tan extenso y profundo alcanza un punto tal que sus procedimientos de enseñanza se incorporan al lenguaje corriente.

Decir a alguien que es "i y t" significa que es ignorante, que no se encuentra a la altura del problema que se trata.

Sin embargo, la enseñanza popular apenas se estaba iniciando cuando estalló el conflicto el 19 de diciembre de 1946. A pesar de los preparativos militares y la euforia de la revolución surgidos en Vietnam entre el 8 de septiembre de 1945, fecha de la promulgación del decreto sobre la abolición del analfabetismo, y el 19 de diciembre de 1946, fecha del inicio de la resistencia armada, los resultados obtenidos durante estos quince meses fueron decisivos: "2.5 millones de vietnamitas fueron liberados de la plaga del analfabetismo." Esta cifra representa más del 10 % de la población total en esta época.

En nueve años de resistencia armada, a pesar de las dificultades que enfrentaba la R.D.V.N. en todas las áreas y de las vicisitudes de una guerra mortífera, 8 millones de vietnamitas fueron liberados del analfabetismo. La proporción de analfabetos, que antes de la resistencia era del 90 % de la población total, se redujo a alrededor del 60 %. Estas cifras comprenden todo Vietnam, antes de su división en dos zonas en 1954.

El fin de la guerra permitió que la lucha contra el analfabetismo progresara de manera satisfactoria. El 1 de marzo de 1960, 85 % de la población entre 6 y 50 años, o sea 51 % de la población total de Vietnam del Norte, había sido alfabetizada, y esto a pesar de un crecimiento demográfico considerable: 3.5 % por año.

Si se toma en cuenta la proporción de niños de 0 a 6 años y de adultos de más de 55, que representaba el 34 % de la población de Vietnam del Norte, y el número de inválidos, víctimas de la guerra y de la miseria (la esperanza de vida en Vietnam en 1945 era de menos de 20 años), así como el número de personas pertenecientes a las minorías étnicas que habitaban en los parajes más remotos del país, puede decirse que toda la población activa y no inválida de los campos y las ciudades de Vietnam del Norte actual quedó enteramente alfabetizada. El Plan trienal 1958-1960 previó la liquidación del analfabetismo en todo el territorio de Vietnam del Norte para fines de 1960.

Se trata de uno de los resultados más decisivos que ha logrado la R.D.V.N. Su incidencia política, económica, social y cultural rebasa ampliamente lo que las cifras pueden expresar, puesto que la abolición del analfabetismo era ala vez una condición sine qua non y un paso preliminar de todo progreso de la sociedad vietnamita en general y de la economía de la R.D.V.N. en particular.

En todo caso, las previsiones que fijaban un año como plazo para liquidar el analfabetismo en todo Vietnam eran demasiado optimistas. Tras el retorno de la paz (1954), el movimiento se inició nuevamente con la misma amplitud y el mismo fervor, y el analfabetismo no se liquidó en realidad hasta fines de 1960. Fueron precisos, por tanto, más de seis años para que 9 millones de personas aprendieran a leer ya escribir en el período de paz. De cualquier modo, es un resultado significativo.

C. RAZONES DE LA EFICACIA DE LAS MEDIDAS DE EMERGENCIA


1. La principal explicación de los resultados obtenidos reside en la utilización de procedimientos muy simples y poco costosos para la revolución, reforzados por una acción concertada en la cual participaron todas las instancias políticas, instituciones sociales, fuerzas productivas de la economía, organismos administrativos y unidades armadas de la resistencia.

En consecuencia, se "extirpó el absceso" sin recursos considerables ni anestesia artificial. Fue una operación quirúrgica difícil, que exigió no solamente la capacidad del cirujano, sino también, y sobre todo, el valor del paciente.

Si la R.D.V.N., que estaba en una situación difícil en 1945, hubiera esperado aportaciones del exterior para "salvarla" de la hambruna y del analfabetismo, ¿qué país del mundo hubiese osado violar la ley del "coto de caza" que el colonialismo intentaba hacer respetar? Aun si por "espíritu humanitario" se hubiera suavizado esta ley, transformándola en los "principios de la puerta abierta", la R.D.V.N. hubiese desaparecido de la historia y sus campesinos llevados al redil de las ovejas del colonialismo antes de que llegaran las aportaciones del exterior. Esta es una de las principales razones de que la guerra de resistencia de la R.D.V.N. fuese esencialmente una guerra campesina. Por el contrario, si se hubiese dejado a estos campesinos en la ignorancia de sus derechos y sus deberes, sin saber por qué debían realizar esfuerzos sobrehumanos y sacrificar sus vidas, no hubiera sido imposible que abandonasen la lucha y que se restaurase el statu qua.

Cabe preguntarse, además, si ha habido algún país del "Tercer Mundo" que, desde la segunda Guerra Mundial, haya podido vencer el analfabetismo sin recurrir a los medios que utilizaron China Popular y Vietnam del Norte.

2. La abolición del analfabetismo fue el imperativo número uno de la lucha del pueblo vietnamita, porque desde la independencia se mostró a los vietnamitas que el primero de sus tres enemigos es el analfabetismo y el segundo la hambruna.

3. Aun antes de esta fecha, durante la historia de la lucha por la independencia de Vietnam, la educación de la población analfabeta fue siempre una preocupación central de los revolucionarios vietnamitas, independientemente de sus tendencias políticas, marxistas o de otras escuelas. Por citar sólo un caso, durante la época colonial, desde 1906, aun antes de la fundación de la Universidad de Hanoi, los viejos revolucionarios, salidos de la clase de los hombres cultos del Imperio de Vietnam, Phan Chu-Trinh y Phan-Boi-Chau preconizan la educación de la masa al mismo tiempo que la lucha por la independencia del país. Al año siguiente, se creó una escuela de enseñanza gratuita de tres lenguas: francés, chino y vietnamita (Dong Kinh Nghia Thuc). Estas iniciativas, sin embargo, fueron frustradas por el poder colonial, que deportó a los autores y desorganizó sus creaciones.

En vísperas de la segunda Guerra Mundial, un lexicólogo vietnamita, el revolucionario Nguyen Van-To, inició en 1938 un movimiento llamado " Asociación para la difusión de la lengua nacional" (Hoi Truyen Ba Quoc Ngu con 50000 alumnos). Este lexicólogo sufrió también la suerte deparada a sus predecesores.

El Partido Comunista indochino (P.C.I.), fundado oficialmente en Hong Kong en 1930, por la unificación de los grupos marxistas y de los partidos comunistas territoriales existentes en esa fecha, contribuyó activamente a la lucha contra el analfabetismo de 1936 a 1939, y participó en el movimiento del lexicólogo.

En 1943, el Comité Central del Partido Comunista indochino publicó un manifiesto en el cual declaraba: "La cultura oscurantista introducida por los colonialistas franceses será abolida y la cultura vietnamita será una cultura nacional, una cultura científica y una cultura popular". Poco tiempo después se fundó una Asociación Cultural para la Salvación de Vietnam. De este modo, desde el principio de la revolución de agosto de 1945, no sólo habían madurado las ideas para una guerra contra el "enemigo analfabetismo" sino que también los preparativos para realizarla se habían vuelto una realidad.

4. Conviene señalar, asimismo, que la R.D.V.N. contaba también con recursos valiosos. El vietnamita, dominado por tradición por hombres cultos y por la vieja civilización agrícola, "es un hombre atento, inclinado a la sed de saber, paciente, trabajador y disciplinado". De otro lado, la romanización de los ideogramas, loable obra de occidente a pesar de los perjuicios llevados a la cultura nacional tradicional, facilitó los trabajos de enseñanza de la lengua vietnamita y aceleró el ritmo de alfabetización de las masas. Es una ventaja con la que no contaron, China Popular, Corea del Norte y Japón.
_________________

No me gustan las guerras, pero me habría gustado estar en una.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lucitez
Colonel
Colonel
lucitez

Registrado: 13 Apr 2007
Mensajes: 4177
Promedio por Día: 1.57
Ubicación: Sobre el Mekong






Estado: Desconectado
MensajePublicado: 12 Sep 2009 7:44 am     Responder citando

CONSTRUCCION DE UNA ECONOMIA NACIONAL DE RESISTENCIA


La proclamación de la independencia de la R.D.V.N. no significa en modo alguno que su economía nacional haya existido en realidad. Era preciso construirla por completo, pero la guerra estalló sin dar tiempo para consolidarla. Desde entonces se transformó en una economía de guerra, cuyo principio fundamental fue la autarquía del repliegue.

A. POLÍTICA FISCAL y MONETARIA


Recuérdese brevemente la situación financiera de la R.D.V.N. en el momento en que estalló la revolución de agosto de 1945:

La Tesorería central de la R.D.V.N. estaba casi exhausta.

El Banco de Indochina, banco de emisión de las piastras, a pesar de los acuerdos celebrados con la Tesorería de la R.D.V.N. dejó de proporcionar billetes fiduciarios a partir del 23 de octubre de 1945 y el 14 de noviembre de 1945 dejó de cambiar los billetes de 500 piastras aún en circulación en el territorio de Vietnam del Norte.

El ejército del Kuomintang, encargado del desarme japonés al norte del paralelo 16, impuso la paridad de 1 piastra por 1 dólar chino y la conversión de 2310 millones de dólares chinos por mes.

Durante esta época, los recursos líquidos de la Tesorería eran en total de poco más de 1 millón de piastras, la mitad de las cuales no podía utilizarse; las reservas de oro y divisas existentes y las deudas de la Tesorería ascendían a 564 367.222 piastras.

El volumen medio anual de billetes fiduciarios puestos en circulación durante la segunda Guerra Mundial era ocho veces superior al de 1939. Esto se debió en gran parte a las exigencias del ejército japonés.

En cinco meses de ocupación japonesa de Indochina (marzo a agosto de 1945), se emitieron 800 millones de piastras, mientras que el volumen emitido en 1939 ascendió a sólo 216 millones.

Igualmente, debe señalarse que las exportaciones indochinas, se redujeron en 1945 en un 94 % respecto a los niveles de antes de la guerra:

La Inflación, cuyos estragos se extendieron por seis años, negó a ser insoportable, se hipertrofió la deuda pública y se asfixió la economía.

Ante semejante situación ya fin de construir la economía nacional, el gobierno de la R.D.V.N. tomó importantes medidas de orden fiscal y monetario, en la semana siguiente a la proclamación de la independencia, medidas que se completaron durante la resistencia con otros decretos gubernamentales.

a. Medidas de orden fiscal

1. En la misma semana de la independencia, el 7 de septiembre de 1945, un decreto sobre el régimen impositivo abolió los impuestos injustos: el impuesto personal que representaba el 60 % de los impuestos directos, los monopolios sobre la sal, el tabaco, el alcohol y el opio que "perjudicaron tanto a nuestro pueblo".

El 22 de septiembre otro decreto suprimió el impuesto sobre las patentes cuyo monto era inferior a 50 piastras y el impuesto sobre los mercados y sobre las bicicletas. Del mismo modo, se proclamó la libertad total para la circulación de los granos (la cual se prohibió durante la guerra del Pacífico entre 1941 y 1945); el 26 de octubre de 1945, el impuesto sobre la tierra se redujo en 20 % y las propiedades de menos de 5 mau ( 1 mau = 36 áreas) y las regiones sometidas a calamidades naturales quedaron exentas de este impuesto.

2. Paralelamente a esta política fiscal, se tomaron importantes medidas para reducir el peso de las cargas que sufrían los campesinos pobres: reducción del 25% del arrendamiento (1945), asignación provisional de las tierras en barbecho (1947), reducción de las tasas de interés anual a 13 % para los préstamos en efectivo ya 20 % para los préstamos en especie.

3. El decreto del 1 de mayo de 1951, modificado por el del 1\' de junio de 1951, suprimió todos los impuestos agrícolas anteriores, abolió el embarque a precio fijo y creó un impuesto único proporcional al ingreso de cada persona perteneciente a una unidad productora, sin importar la edad o sexo. Este impuesto único fue un impuesto proporcional al ingreso percibido por cada una de las bocas por alimentar que dependían de una unidad productora y también un impuesto progresivo según la escala anual de ingresos. La tasa que se fijó fue de 5 % del ingreso arriba de 71 kg de paddy (nivel) y de 45% para el nivel, que corresponde a un ingreso superior al 815 kg. Además de esta tasa, se permitió a las autoridades regionales percibir un porcentaje que no rebasara el 20 % de las recaudaciones del Gobierno Central.

4. En lo referente a las mercancías, las medidas fiscales de la R.D.V.N. tomaron en consideración principalmente las transacciones comerciales entre las dos zonas, zona de resistencia y zona francesa. "Las tarifas estaban determinadas por el Gobierno Central y variaban según el tipo de mercancía, de acuerdo con un sistema de prioridades basado en el esfuerzo bélico. De este modo un impuesto ad valorem de 100% afectaba las bicicletas (artículo de "lujo"), mientras que sólo existía un impuesto de 10% sobre los productos farmacéuticos y ninguno sobre los radios, los explosivos y las máquinas-herramienta, porque estas mercancías tenían un uso vital para el esfuerzo bélico."

Finalmente, a partir de 1951 se pudieron unificar las medidas fiscales dentro de la resistencia, aunque su funcionamiento práctico varió ligeramente en las diversas regiones. Desde entonces se agruparon los impuestos en siete capítulos:

impuesto agrícola,
impuesto sobre la industria y el comercio, derechos de aduana,
impuesto sobre las mercancías, impuesto sobre la matanza de ganado, impuesto de registro, y timbres fiscales.

b.. Medidas de tipo monetario

Desde el 4 de septiembre de 1945 se organizó un "Fondo para la Independencia", "Semanas del Oro" y un "Fondo para la Defensa Nacional" con el objeto de abastecer la tesorería de la R.D.V.N. De hecho, empero, las medidas monetarias propiamente dichas se tomaron hasta 1946.

1. El 3 de febrero de 1946, fiesta del Tet (año nuevo del calendario lunar) se puso en circulación en el sur del Trung Bó (Annam del Sur) una moneda vietnamita, el dong, más conocida en los círculos franceses bajo el nombre de "piastra Ho Chi-Minh". Se escogió para ello esta localidad porque no estaba ocupada por el ejército extranjero. No se puso en circulación el dong en toda la zona situada al sur del paralelo 16 hasta el 18 de agosto de 1946 y tres meses más tarde, el 23 de noviembre de 1946, la Asamblea Nacional autorizó la circulación del, dong en todo el territorio vietnamita.

2. A causa de las dificultades de comunicación entre el Gobierno Central y el extremo sur de Vietnam, el Nam-Bo ( Cochinchina) siguió utilizando los billetes BIC marcados con el sello de la resistencia y de la administración UVC y la zona v (Annam del Sur) emitió "bonos fiduciarios". Sólo en 1948 se pudo unificar la moneda, y la responsabilidad de emitirla se confió al Ministerio de Finanzas, pues se carecía de un banco central.

3. El 6 de mayo de 1951, se fundó un banco de emisión, que tenía las siguientes funciones:

Emitir billetes fiduciarios y reglamentar su circulación; administrar los fondos del Estado y responsabilizarse del empréstito nacional; gestionar los créditos y mover los capitales para el desarrollo de la producción; administrar las divisas y asumir la contabilidad de los intercambios con el exterior; administrar las reservas y los depósitos según las formalidades administrativas habituales.

La unidad monetaria llamada igualmente dong o Dong Ngan Hang (dong del banco), emitida por el Banco Central, valía 10 dong de los que circulaban en 1946 (los Dong Tai Chinh o dong de las finanzas, emitidos por el Ministerio de Finanzas ).

Este mismo Dong Ngan Hang se utilizó durante toda la guerra de resistencia y hasta 1959, fecha de la nueva reforma monetaria. El nuevo dong, puesto en circulación desde marzo de 1959 hasta hoy en día (1961), vale 1000 antiguos Dong Ngan Hang o 1.25 nuevos francos franceses

c. Aplicación, de estas medidas fiscales y monetarias

Sería exagerado afirmar que la R.D.V. N. alcanzó los objetivos que se propuso en lo fiscal y en lo monetario. Por una parte, un sistema fiscal o monetario sólo puede ser plenamente eficaz en condiciones de estabilidad política, militar y administrativa, y de 1945 a 1950 e inclusive hasta 1954, en toda la zona al sur del paralelo 17, la guerrilla era la forma principal de lucha; y por otra parte, un sistema fiscal establecido sin los medios necesarios para asegurar un control severo, una moneda que no tiene depósito de reserva ni apoyo de una divisa clave o divisa fuerte, no parecen capaces de obtener los resultados esperados, principalmente en lo que concierne al aumento de los ingresos ya la estabilidad monetaria que preconizó Truong Chinh en su tesis de 1947. En esta época, de 1945 a 1950, la noción de centralización era bastante incierta en cuestiones fiscales, monetarias y hasta de economía en general, porque la autarquía regional o zonal, convertida en necesidad, engendró una autonomía de hecho entre las zonas en guerra.

El presidente Ho Chi-Minh dijo “que cada región sea auto- suficiente desde todos los puntos de vista". Sin embargo, debe señalarse que se observó cierta homogeneidad en la región situada al norte del paralelo 17, donde se vincularon entre sí las zonas de la guerra de resistencia. En este territorio los ingresos percibidos por concepto de impuestos, de 1946 a 1950, representaron aproximadamente una cuarta parte de los gastos totales.

De estos déficit, resultó que "el volumen de billetes en circulación en 1950 era 19 veces el de 1946”. En lo referente a la nueva legislación fiscal acerca de los impuestos agrícolas, el actual primer ministro, Pham Van-Dong, escribió: "A pesar de los nuevos esfuerzos solicitados al pueblo, parece que de ningún modo se puede dar a estas medidas el único, propósito de aumentar los impuestos." Esto se debió a que, por; una parte, se abolieron todas las contribuciones impuestas anteriormente a los campesinos (impuestos sobre la tierra, contribución para la enseñanza popular, para el ejército regional, para la caja de la comuna, para la reconstrucción de las carreteras, etc.; tres capítulos para el Gobierno Central y más para las regiones), así como los embarques a precio fijo, ya que, por otra parte, la resistencia no tuvo el menor interés en empobrecer voluntaria- mente al pueblo agobiándolo de impuestos, pues su supervivencia estaba en manos de los campesinos. Las contribuciones "voluntarias" (Bonos de la Resistencia, de la Defensa Nacional, de la Tesorería, empréstito nacional, dádiva del oro, etc.) de los campesinos, constituyen, de hecho, su participación directa en la obra de la revolución. En este contexto revolucionario deben ubicarse los hechos, y no en el de la burocracia o en el sistema de inspección fiscal que existen actualmente en muchos países dotados de un aparato administrativo que goza del tiempo y de " los medios necesarios para revisar con microscopio los ingresos de todos los ciudadanos. De cualquier modo, se ha dicho que la lucha económica y financiera que se mantuvo durante la resistencia "fue una lucha del gobierno y de todo el pueblo". Todos los gastos del gobierno se cubrieron con base en las contribuciones voluntarias del pueblo. En el año de 1946 circularon 100 millones de dong como contribuciones voluntarias. Fue lo que permitió a la R.D.V N. lanzar su moneda y sentar las bases para una economía de guerra.

El pueblo vietnamita no vivió una "época de oro" durante los primeros años de la resistencia y, por el contrario, su vida fue de las más difíciles, sin que faltase en ella la miseria; mas conviene precisar que ésta no fue la única causa de los impuestos y las contribuciones, cuyo factor determinante, si no de origen, debe encontrarse en las crisis económicas acumuladas desde 1930.

La inflación y el alza de los precios durante los años 1946-1950 demostraron hasta qué punto fue difícil la economía de guerra. El volumen de billetes puesto en circulación en 1950 fue 19 veces superior al de 1946, la zona de circulación de estos billetes se restringió cada vez más a causa de la ofensiva enemiga contra la comarca de Bac Bo (Tonkín) desde 1949, ya raíz de estos hechos, el precio del arroz fue 27 veces mayor en 1950 que en 1946.57

Sin embargo, la economía de resistencia no se derrumbó; los esfuerzos y los sacrificios del pueblo consiguieron alcanzar, una nueva etapa: el equilibrio de las fuerzas. En efecto, a partir del otoño de 1950, la contraofensiva de la R.D.V.N. en la zona fronteriza sino-vietnamita permitió establecer la comunicación entre r Vietnam del Norte y China Popular. Este hecho fue de gran importancia para el comercio exterior de la R.D.V.N. En el aspecto interno, el año de 1951 se caracterizó por un resurgimiento oficial del partido llamado Partido Lao Dong o Partido de los Trabaja- dores y por la creación de un frente único indochino que abarcó los tres frentes nacionales: la R.D.V.N., el Issarack Khmer de Camboya y el Pathet-Lao de Laos. Este frente hizo posible la coordinación de las actividades políticas y militares en todo el territorio de Indochina.

Este cambio político y militar favorable ala R.D.V.N., le permitió reorientar su economía en general y progresar de modo apreciable, especialmente en materia fiscal y monetaria.

Los ingresos fiscales que representaban sólo 23 % de los gastos presupuestales en 1950, cubrieron 80 % de estos gastos en 1953. Si se toma en cuenta únicamente la zona norte (a partir del paralelo 17), el monto de los ingresos alcanzó 116% de los gastos. Del mismo modo, tuvo lugar un progreso cualitativo: los impuestos agrícolas, que representaban 83 % de los ingresos presupuestales en 1951, se redujeron en 1953 a 76%; en cambio los impuestos sobre la industria y el comercio aumentaron de 5 a 13 % de los ingresos en el mismo período.

Asimismo, se logró contener desde el fin de 1952 la inflación y el alza de los precios.

En algunas provincias, los precios del arroz registraron una baja más acentuada, sobre todo a partir del segundo semestre de 1951.


A partir de 1952, se lograron notables progresos en el campo de los precios y de junio de 1953 hasta junio de 1954 se estabilizaron los precios de los principales productos, como el arroz, la sal y los tejidos.

La evolución de la situación en el campo fiscal y monetario permitió a la R.D.V.N., por una parte, unificar y consolidar su sistema financiero mediante la creación del banco central encargado de emitir los "dong del banco" para remplazar los "dong de las finanzas" y, por otra parte, separar una parte mayor de los gastos para destinarlos a la construcción y al desarrollo social y cultural.

B. POLITICA COMERCIAL


A causa de las circunstancias especiales en las cuales se aplicó la política comercial, se agrupan en el mismo análisis el comercio interior y el comercio "exterior". Este último en realidad se considera exterior por la naturaleza de los productos y no por la frontera aduanal, y porque la resistencia necesitaba obtener productos y piastras y no por la coyuntura de los intercambios internacionales.

a. Comercio interior

A partir de la independencia, el gobierno de la R.D.V.N. abolió los monopolios del Estado sobre la sal y el tabaco, cuyos impuestos fueron considerados como cargas injustas del colonialismo.

Se tomaron importantes medidas para acabar con los vestigios del colonialismo y abrir la vía para el desarrollo del comercio de un país independiente. El decreto del 22 de septiembre de 1945, complementado por la resolución del 2 de octubre de 1945, abolió los derechos de las sociedades monopolísticas y la legislación colonialista que limitaba el ejercicio del comercio.

Al principio de la resistencia y hasta 1951, se registró poca actividad en el comercio interior porque todos los ciudadanos estaban en libertad de practicarlo. Sólo un servicio de comercio interior trató de orientar las corrientes comerciales para abastecer las regiones más alejadas o menos ricas en recursos naturales. Comerciantes ambulantes llevaban sal, tejidos y tabaco de la zona del Delta hacia las regiones fronterizas, y de vuelta traían papel, té, productos agrícolas y forestales hacia el Delta y el norte del Trung Bó (Annam). Otros comerciantes recorrieron todo el país para establecer la comunicación entre las provincias, las zonas de guerra y los pueblos más retirados.

De un extremo a otro de las zonas mencionadas la distancia (podía alcanzar cerca de 1000 km de viaje a pie de ida y vuelta. Sólo a partir del año de 1952 se crearon organizaciones de comercio estatal, dedicadas a transacciones de productos agrícolas y forestales destinados a la exportación. Más tarde, se estimuló la producción artesanal gracias a la apertura del comercio exterior con China Popular. En tres años de actividad, de 1952 a 1954, el comercio estatal pudo triplicar el volumen de sus operaciones"65 y contribuir eficazmente a la baja de los precios.

En 1952, el precio del arroz bajó de 25 a 30 % en promedio, el de la sal de 30 a 40 % y el de los tejidos 30 %, y la disparidad de precios entre los productos manufacturados y los productos agrícolas pudo reducirse.

Por otra parte, se crearon las cooperativas de compra y venta de los productos agrícolas para luchar contra la especulación y para asegurar la distribución regular en el mercado interior.

De este modo, el comercio interior tuvo durante los cinco primeros años de la resistencia una actividad limitada, por no decir desorganizada.

b. Comercio "exterior"

Los principales esfuerzos se realizaron en el campo del comercio exterior.

La R.D.V.N. quedó aislada en materia de intercambios internacionales de 1945 a 1950, fecha de la apertura de las relaciones comerciales y diplomáticas con China Popular. Esto último fue, de inestimable importancia para la economía de guerra de la R.D.V.N. Apenas puesta en pie, esta economía quedó dislocada por las vicisitudes de la guerra, ahogada por el cerco de las fuerzas j enemigas y paralizada por la inflación y el alza de los precios. Para apreciar mejor la política económica de la resistencia, es preciso ubicar en este contexto el comercio exterior en particular, y las actividades económicas en general.

Desde el inicio de la revolución, el gobierno de la R.D.V.N. practicó una política de bloqueo y destrucción de la economía del enemigo, con el propósito de crearle dificultades de abastecimiento. Este bloqueo comercial sólo surtió efecto durante algunos meses en el sur, y un año en el norte, períodos durante los cuales el C.E.F.E.O. (Cuerpo Expedicionario Francés en el Extremo Oriente) se hallaba concentrado en pocas ciudades antes de lanzar su ofensiva. Al ocupar la mayor parte del territorio, principal- mente las regiones más ricas, el ejército francés aplicó a su vez el bloqueo económico contra la resistencia ( 1946 en el sur y 1947 en el norte).

Desde entonces, se preparó la iniciación de los intercambios con la zona ocupada por el C.E.F.E.O., vendiéndole productos agrícolas y forestales a cambio de los artículos imprescindibles para el desarrollo de la producción de la resistencia y la vida del pueblo. Se creó para ese fin un organismo estatal: el Comité para la Lucha Económica contra el Enemigo. Este Comité incluía los organismos de comercio exterior, el banco de importaciones y exportaciones y un servicio aduanero. Su actividad se apoyó en los habitantes de las zonas (francesa y vietminh). A pesar del control y las represalias que ejercía el C.E.F.E.O., millares de hombres cargados de mercancías para el abastecimiento de la resistencia superaron todas las dificultades. Muchas veces las redes de intercambio fueron destruidas o dislocadas por el C.E.F.E.O. y luego reconstruidas.

El éxito se obtuvo gracias a la participación del pueblo en la resistencia y también a la falta de una política homogénea en cuanto al bloqueo económico por parte del C.E.F.E.O.: el ejército trataba de crear dificultades mientras algunos comerciantes que- rían negociar con la resistencia.

Durante la lucha económica con el enemigo, pudimos resolver, en el período más difícil de la resistencia, gran parte de las necesidades de ésta y del pueblo gracias al abastecimiento de medicinas, materias primas y bienes de consumo de primera necesidad. Por otra parte, gracias a la venta de nuestros productos agrícolas y forestales, nuestra producción pudo desarrollarse y se tornó menos difícil la vida del pueblo.

La disminución de las transacciones en los años 1950 y 1951 se puede atribuir a la intensidad de las operaciones militares en la época del "equilibrio de las fuerzas" y a las consecuencias del endurecimiento del bloqueo económico de los combatientes.

A partir de 1952, el comercio exterior de la R.D.V.N. se dividió en dos ramas, una dedicada a los intercambios con China Popular y otra al comercio intrazonal. Desde entonces, el comercio esta- tal, que ya abarcaba todas las transacciones exteriores ( excepto el pequeño comercio en algunos puntos de la frontera sino-vietnamita) amplió su participación en el comercio intrazonal de 25 % en 1952 a 42.4 % en 1954.

Durante la guerra, el sector estatal del comercio exterior se encontraba ya bastante desarrollado con respecto al sector privado. Actualmente (febrero de 1961) el comercio exterior se encuentra totalmente en manos del sector estatal, lo que permite pensar que es necesario para una economía que desea construir el socialismo recurrir lo más pronto posible a las transformaciones de este tipo.

C. POLITICA DE "INDUSTRIALIZACIÓN"


Para facilitar el análisis y en virtud del método de contabilidad nacional, que agrupa la industria y el artesanado bajo el mismo rubro, como en China Popular, se estudiarán simultáneamente estos dos sectores.

La prioridad de la industria de armamento y de la de bienes de consumo necesarios para una economía autárquica de guerra, caracterizaron la industria de la resistencia. Se trataba de una industria rudimentaria, tanto por su origen como por las condiciones en las cuales se construyó, empleando ala par utensilios y métodos arcaicos de producción. El partido y el gobierno de la R.D.V.N. formularon los principios de la construcción y el desarrollo de la industria y del artesanado del siguiente modo: organizar empresas pequeñas y dispersas, utilizar a la vez materiales rudimentarios y modernos, apoyarse en el pueblo, aprovechar las materias primas locales y establecer la autonomía y autosuficiencia regionales. De acuerdo con estos principios, la construcción de una base industrial para la resistencia, así como su desarrollo durante las hostilidades, se realizaron en condiciones de irracionalidad y heterogeneidad excesivas pero inevitables, e impuestas por las circunstancias en las cuales se creó esta industria (pasado colonial, recuperación del equipo rudimentario de la industria colonial, incertidumbre del funcionamiento de la industria a causa de las operaciones militares, falta de cuadros técnicos y de medios de producción).

La autoridad central, que enfrentaba los problemas de guerra de máxima urgencia y cuyas comunicaciones con las regiones se rompían a menudo durante largos períodos, no era capaz de satisfacer a demanda de estas regiones, ni de coordinar y planear sus actividades en el campo industrial.

a. Nacimiento de una industria de resistencia

Desde el inicio de la guerra de resistencia, el gobierno de la R.D.V.N. tomó medidas para desmontar y trasladar hacia sus bases el equipo de las empresas coloniales nacionalizadas, con el fin de crear nuevas empresas industriales. Por ejemplo, se acarrearon varios centenares de kilómetros hacia las bases del Viet-Bac (zona de guerra del noroeste), dos toneladas de máquinas-herramientas de la provincia de Nghe An (Annam del Norte) y dos terceras partes del equipo industrial de las ciudades del Bac Bo (Tonkín). Estos equipos constituyeron las primeras unidades industriales del sector estatal. Junto con estas empresas estatales, embrión de la futura economía socialista, las organizaciones del Partido y del pueblo recuperaron también equipo rudimentario y fundaron empresas para la producción de bienes de consumo, como tejidos, papel, etc. "Los burgueses nacionales que vivían en la zona libre también contribuyeron en parte al desarrollo industrial al servicio del pueblo y de la resistencia).Tales esfuerzos, además, no se reducían a la simple recuperación del equipo de las empresas industriales existentes. En efecto, para resolver las dificultades debidas a la falta de materias primas y de equipo, los obreros combatientes cruzaron el cerco del C.E.F.E.O. y penetraron en la zona ocupada para recuperar lo que necesitaban. En la zona intermedia v (Annam del Sur) los obreros exploraron el fondo del mar para recuperar las materias primas y las máquinas de los buques de guerra japoneses hundidos cerca de las cos- tas durante la guerra del Pacífico 1942-45. En el curso de las operaciones militares enemigas los obreros tuvieron que combatir y, a la vez, trasladar centenares de toneladas de maquinaria hacia otra base, para no interrumpir la producción.

El espíritu inventivo e innovador fue uno de los factores principales para la supervivencia de la industria de resistencia. Se pusieron aprueba decenas de miles de iniciativas, tanto de los obreros como de los cuadros, con el fin de reparar y transformar las máquinas "fuera de uso", aumentar la capacidad de producción de las máquinas pequeñas, remplazar los utensilios, las materias primas y los equipos que no era posible obtener con "recursos improvisados", y tratar de producir lo necesario o remplazarlo por otras producciones. Cuando escaseaba el coque para la fabricación de hierro fundido, se extraía carbón y se producía coque con métodos artesanales; las tuberías de agua servían para la fabricación de cañones de bazuca, de morteros y obuses, los rieles se utilizaban para fabricar armas, los durmientes servían de materia prima para hacer palas y picos. Se extraían productos químicos de la pirita y pólvora de estiércol de murciélago.

Finalmente, la aportación de los campesinos a la industria de resistencia fue el factor decisivo de los resultados obtenidos. Los campesinos vietnamitas contribuyeron en gran parte a la producción de armamentos, municiones y bienes de consumo; además de producir víveres en condiciones extremadamente difíciles, participaron de modo directo en la producción industrial artesanal. Esta participación se presentó bajo diferentes formas: abastecimiento de materias primas y utensilios, transporte de maquinaria durante las ofensivas del C.E.F.E.O., transporte de armas y municiones hacia el frente con la ayuda de los guerrilleros del ejército popular. Los campesinos también prestaron sus casas para instalar las empresas, y proporcionaron cuanto se necesitó: cobre, estaño, madera, etcétera.

b. Condiciones de instalación y funcionamiento de la industria de resistencia

El reportaje de un viajero francés expuso fielmente, al margen de toda pasión política, las condiciones de construcción y funciona- miento de la industria de guerra en la R.D.V.N.

Visité algunas de estas empresas y les aseguro que no son de ningún modo despreciables. Cuando uno las ve, se pregunta: ¿qué milagro permitió que los vietnamitas fueran capaces de acarrear sobre sus espaldas tal cantidad de máquinas, algunas de las cuales pesaban casi una tonelada?

Durante cada ofensiva del ejército francés, los equipos que habían sido evacuados de las ciudades hacia las zonas de resistencia se enterraban o escondían en refugios subterráneos. Cuando volvía la calma las fábricas se instalaban y se ponían a funcionar de nuevo.

Se utilizaron todos los sustitutos posibles e imaginables: las casamatas de arcilla remplazaban las cámaras de plomo, los molinos de viento o de agua proporcionaban energía en lugar de los grupos electrógenos.

La producción de armamentos tuvo prioridad. Empero, como ya se dijo, también se fabricaron bienes de consumo y productos farmacéuticos. Tampoco se descuidó la extracción minera: se explotaron en pequeña escala minas de hulla, hierro y metales no ferrosos.

Es importante señalar que los productores de la industria de resistencia también fueron guerrilleros. Tuvieron que defender no sólo sus fábricas sino también su vida y su patria en condiciones materiales deplorables.

En la medida en que nos llegan víveres, más o menos comemos y trabajamos siempre. Lo que queremos es la victoria lo más pronto j posible. Después todo irá mejor, me dice un joven, que no tiene más de veinte años, y todo esto, repito, se fabrica en el monte con máquinas usadas y materias primas casuales. Todo esto sale de las manos de obreros y técnicos debilitados por el paludismo, pero que saben forjar armas para la guerra impuesta a su patria y de la cual siguen esperando un próximo fin.

Sin embargo, conviene señalar que para un viajero que no quisiese profundizar en el problema o que sólo estuviera preocupado en calcular la rentabilidad económica sin tomar en cuenta los factores políticos y sociales, la industria de resistencia no parecería viable y consideraría "primitivos" sus métodos de operación. Los resultados obtenidos, sin embargo, demostraron lo contrario. En todo caso, no se ha dicho que esta industria haya podido evitar los errores inherentes a cada iniciativa o a cada invención o aun a la recuperación. La recuperación de la pólvora contenida en las bombas sin estallar costó la vida de gran número de obreros y pirotécnicos. Las primeras municiones fabricadas en los talleres de la R.D.V.N. mostraron el carácter rudimentario del invento que aceptó la resistencia al principio ( la granada de percusión externa que exige un ángulo de incidencia de 90 grados).

La inventiva y el progreso técnico no se lograron en un día ni sin errores. Quizá estas condiciones de tiempo y experimentación fueron ala vez la causa y el efecto del éxito, que tuvo como factor principal la voluntad del hombre y su resolución en la lucha. Desde 1950, surgieron armas y máquinas explosivas cuya sencillez y facilidad de fabricación sólo eran comparables a su sorprendente eficacia. Si se compara la granada de percusión por presión externa de 1945 con las minas de carga hueca llamadas F.T. de 1950, dotadas de un dispositivo explosivo eléctrico, resulta sorprendente la rapidez de tal progreso.

c. Artesanado de la resistencia

A partir del bloqueo económico anglosajón, al principio de la guerra del Pacífico (1942) (bloqueo precedido por un cambio radical en las corrientes comerciales entre Indochina y su principal socio, el mercado francés, y caracterizado por la escasez de productos manufacturados y la consiguiente alza de sus precios), el artesanado vietnamita volvió a tomar su lugar en las estructuras de producción del país. Este lugar había sido ocupado por los productos franceses en la época colonial, los cuales, según algunos autores, "eran veneno inyectado en las venas de una economía agrícola en pequeña escala, destinado a desbaratar en poco tiempo su carácter autosuficiente".74 El trabajo artesanal en el cual participaban los campesinos y en el que predominaba la fabricación de textiles, había caído progresivamente en la ruina y el país estaba perdiendo una parte importante de sus recursos vitales.

A pesar de la "agresión mortífera" de los productos manufacturados de la metrópoli, la artesanía seguía subsistiendo, aunque de modo más precario ya escala reducida. La agricultura no podía por sí misma proporcionar suficientes recursos vitales a los campesinos cada vez más numerosos, en tanto que el mercado de trabajo en las ciudades no podía absorber a "es- tos pequeños cultivadores decididos a transformarse en proletariado urbano, que no tenían ya más mercancía para vender que su fuerza de trabajo".

En consecuencia, el resurgimiento de la artesanía en Vietnam, fue una necesidad objetiva en el contexto de la estructura económica interna así como en la coyuntura del comercio internacional.

Las observaciones precedentes permiten entender por qué el artesanado de la resistencia se desarrolló de modo espontáneo, y llegó a ser el principal productor de bienes de consumo corriente, en sustitución de los productos que antes se importaban. Su actividad se orientó principalmente hacia la producción de textiles, tabaco, utensilios. agrícolas y azúcar, de acuerdo con las posibilidades de cada región.

Ante la espontaneidad del desarrollo artesanal y el carácter familiar de su explotación, la R.D.V.N. no adoptó una política específica para la organización de las actividades artes anales. Le bastó fomentar su desarrollo y orientarlas con la ayuda del comercio estatal.

A pesar de las dificultades que se encontraron en todos los campos ( abastecimiento de los medios de producción, inseguridad en el campo, etc.) y la baja productividad del artesanado, éste pudo producir a partir de 1949 bienes de consumo corriente:

En la zona intermedia (Annam del Sur), la producción local proporcionó todos los textiles necesarios para el consumo de la población y del ejército; la producción de papel cubrió de 70 a 95 % de las necesidades y la del tabaco 90 %.

Desde luego, debe entenderse por "necesidades" el estricto mínimo en cuanto a cantidad, no pudiendo existir en semejantes j circunstancias comparación alguna en cuanto a calidad y precios con los productos importados.

En el curso de la resistencia la producción de textiles se puso a la cabeza de las actividades artesanales.
De este modo, la producción de 1954 proporcionó a cada vietnamita residente en las zonas de resistencia 3.4 metros de tela por año (34 millones de metros para aproximadamente 10 millones de personas).

Gracias al desarrollo de la producción artesanal de textiles y también al aumento de la producción agrícola, el precio del tejido era en 1954 cuatro veces inferior al de 1948, como se puede ver en el cuadro VII (1 metro de tejido valía 4.70 kg de arroz en 1954 contra 19.00 kg en 1948).

D. ORGANIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES DEL SECTOR SERVICIOS EN LA ECONOMÍA DE RESISTENCIA


El papel más importante de las actividades del sector servicios correspondió a los transportes y telecomunicaciones. Empero, el carácter específico de las actividades de estos servicios les dio una forma estratégica y económica a la vez. En efecto, los servicios de transportes y telecomunicaciones tuvieron a su cargo:

sabotear las vías de comunicación, las obras de ingeniería civil y las redes de telecomunicaciones, para impedir al enemigo llevar a cabo su táctica de "ofensiva relámpago", organizar los transportes a base de fuerza humana y medios rudimentarios para abastecer los frentes y las bases de la reta- guardia, y poner en operación una red de enlace e información al servicio de la resistencia, del ejército y del pueblo.

De este modo, se destruyeron 1060 km de vías férreas, 5 840 km de carreteras, 30 500 metros de puentes y casi la totalidad de los alambres telefónicos, y se construyeron diques sobre los ríos para impedir las operaciones anfibias enemigas".78 En el campo de la construcción económica de la R.D.V.N. y del abastecimiento del ejército, el servicio de transportes y telecomunicaciones ayudó al traslado de la maquinaria industrial de las ciudades hacia la retaguardia y de las locomotoras y los motores de automóviles, que se transformaron en grupos electrógenos. Estas tareas se realizaron desde los primeros días de la resistencia.

El sabotaje alcanzó tal magnitud que se le puede considerar fruto de "brujería". El sabotaje sobre las principales vías de comunicación estratégica en Vietnam del Norte, como en el tramo de ferrocarril que va de Hanoi a Haiphong, tuvo lugar casi todas las noches, obligando a los franceses a reparar la vía todos los días.

En cuanto a la construcción de la economía en la R.D.V.N. se utilizaron todos los medios para la organización de una red in- terna para abastecer el frente y atender las necesidades de la economía de guerra. Agentes de enlace de las redes de comunicación radiotelefónicas establecían la comunicación entre el Gobierno Central y las diversas regiones. Una emisora, "La Voz de Vietnam", funcionó durante toda la resistencia.

Los agentes de enlace y los del correo recorrían un promedio de 50 a 60 km diarios, osea 5 000 km por año atravesando bosques o 6 000 km atravesando campo, con una carga de correspondencia oficial y correo que pesaba de 15 a 25 kg. Para el transporte de víveres, medios de producción y mercancías se emplearon todos los medios posibles e imaginables: carretas de bueyes, carretillas, carretas de mano, cestas llevadas sobre la cabeza, balancines sobre el hombro con dos cargas en los extremos. El medio más notable fue la bicicleta, que podía acarrear hasta 300 kg de arroz; esta máquina de dos ruedas pasó ala historia de la R.D.V.N. por su célebre contribución al apoyo logístico en la batalla de Dien Bien Phu.

Sólo a partir de 1952 fue posible utilizar medios modernos, recuperados durante los combates; o que proporcionó China Popular y más tarde la Unión Soviética. Al ampliarse la zona de resistencia y estabilizarse la situación, se empezó a reparar lo que cinco años antes se había saboteado. En cuanto a los demás servicios de la economía de resistencia, debe destacarse que, a pesar de las dificultades de enlace y de comunicación, de la urgencia de la defensa nacional y de la falta de medios y técnicos, los representantes de los servicios de educación, salud e información recorrían los pueblos para hacer propaganda política y para llevar educación e higiene.

E. RESULTADOS DE LA ECONOMÍA DE GUERRA


Sería exagerado decir que la economía de guerra fue autosuficiente, por lo menos durante los cinco primeros años de la resistencia y para algunos artículos durante toda la guerra. Casi la totalidad de las medicinas y de los productos farmacéuticos se "importaron" de la zona ocupada, la bicicleta se consideró un artículo de lujo, el esfuerzo que se pidió al pueblo fue cada vez más arduo en materia fiscal y la inflación y el alza de los precios destrozaron la economía hasta finales de 1952 (o sea un año y medio antes del fin de las hostilidades 0 siete años después de la revolución).

Empero, el significado profundo y el resultado más concreto de la política económica de la resistencia fue la construcción de una economía nacional frente al régimen económico colonial. La agonía del colonialismo en Vietnam en materia económica se precipitó a partir del día en que apareció en los mercados de los pueblos la "piastra Ho Chi-Minh" o dong vietnamita. En este sentido hay que entender las transformaciones de la estructura económica, la evolución de la resistencia y el valor de una verdadera independencia política y económica.

La existencia de un importante sector estatal en la industria y en el comercio exterior fue el factor que permitió ala República Democrática de Vietnam, al retorno de la paz, la transformación socialista de la economía. El embrión constituido por el sector estatal fue la condición primordial de una economía que quería ser socialista. La R.D.V.N. creó este embrión desde los primeros días de la revolución.
_________________

No me gustan las guerras, pero me habría gustado estar en una.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Enviar tema a:
Meneame Meneame
Digg

Guardar tema en favoritos:

Google Bookmarks

Yahoo Yahoo Bookmarks

Delicious Delicious

Sindicar titulares de este foro

Todas las horas están en GMT - 4 Horas

No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

Página 1 de 1
Publicar Nuevo Tema     Responder al Tema        Índice de Guerra de Vietnam -> Temas Politicos/Sociales I Guerra de Indochina


 
Saltar a:  

Guerra de Vietnam
Staff del foro
Estadísticas
Mapa del sitio
RSS Sindicar temas
|
|
|
|
|
|
Opciones de usuario:
Registrarse :: Conectar
Editar perfil
Eliminar cuenta de usuario
Borrar cookies creadas por este sitio
|
|
|
|
|
|
Privacidad :: Terminos del servicio